domingo, abril 9

¿Cuáles son Vuestras Rosas, Amigos ?


Homenaje en vida !! Poesía de amigos

Hoy publico dos poemas de mi amigo Héctor Urruspuru. Tiene una extensa obra inédita, con una voz personal y reconocible y aún así animándose a probar siempre caminos nuevos.

Yo encuentro en estos poemas su delicada sensibilidad, las huellas de sus recorridos , su alma expuesta a todos cuando muestra sus rosas.... Cada uno tiene sus flores verdad? Pero no siempre están a la vista...

Plasmar un recuerdo, un lugar que se ha hecho huella en el cuerpo, una sensación, un estado de alma. Héctor no es sólo poeta cuando escribe. Es poeta cuando vive.... y eso es un peligro.

Y ahora, casi como panfleto, si quieren ver más poemas de Héctor, de Gerardo Curiá, o de quien escribe estas líneas, o sea yo, pueden visitar:

  • Maldita Ginebra Poesía


  • Próxima entega: Poesía en con el corazón en la piel: Mónica Melo



    "La poesía es un arma cargada de futuro" - Gabriel Celaya.


    La doña...

    haber agradecido el agua de La doña; borbotones
    de la manguera azul a rayitas blancas, doña que regaba malvones,
    al rododendro solitario, al grueso tallo espiralado de la parra......

    y bajo el sol menguante de la tarde
    el picadito con 7 amigos 7, de esos, que se imaginan
    por el resto de los días (días del alma)

    y la canchita polvorienta parche de Dios
    en el medio del corazón más dulce
    del barrio obrero, del Oeste, el nuestro.

    Haber agradecido el agua y la jugada esa: “parecita” que culminó en gol
    y ese arquero vestido de negro que volaba,
    con todo el cielo rojo como testigo de su hazaña

    sus dedos estirados allá (Sr....) sobre el ángulo
    superior imaginario y haberse atajado todo, todo,
    en un atardecer de silbatos, de locomotoras lejanas...

    héroe pequeño de la cuadra - de nombre Palmieri -
    muro insalvable alzado entre un tacho de pintura
    y el bolsito adidas, el más verde, el de la infancia.

    Y en eso consistía la vida...? (no doña?)
    que nos hayas dado agua. Que hayas celebrado con la mirada
    nuestras rodillas sucias, una media caída, las breves, las celestes charlas.

    En tu sonrisa en tus ojos por instantes...
    toda la madre universal del cuento ruso, cuidándonos... dándonos agua...
    como a tus malvones, como al rododendro. Dándonos agua...

    “... Y regabas tu jardín con una manguera azul a rayitas blancas,
    cordón umbilical, borbotones felices de plata bruñida
    allá, en el recuerdo, de los primeros días”.



    Mis rosas…

    a todo poeta se le da
    por mostrar sus rosas
    alguna vez,
    estas, son las mías:
    negras
    - otras incoloras -
    … huelen a aves nocturnas,
    no tienen gotas de rocío
    que las vuelvan fotogénicas,
    tienen partículas
    de estrellas lejanas
    … y viven, en siete maceteros,
    sobre mi balcón...

    (cuando llueve,
    sufren mucho…)

    … son mis rosas,
    si tapas tus oídos
    oirás que hasta cantan,
    con una voz que viene
    desde el comienzo
    de los tiempos,
    como un rumor constante
    y de fondo
    en el espacio ulterior

    rosas negras
    (y otras sin color)
    - las que ninguna dama querría,
    ... nunca -

    mis flores preferidas
    regadas con llanto...
    y poesía…

    Héctor Urruspuru

    11 comentarios:

    Reaño dijo...

    Sí, vaya si me ha gustado... si sólo pudiese nombrar mi rosa... y que ella me nombre a mí.

    Marga dijo...

    Preciosas flores... y me quedo con las que ofrecen días de alma, con esas que no hay que pintar ni retocar para ser rosas, sin rocío y con espinas de ser necesario.

    MaleNa dijo...

    Emocionada, sacudida.
    Mañana, quizás mañana.

    No puedo decir nada más, hoy he leído tus palabras en cámara lenta y mi frágil conclusión es que me alegra profundamente que exista gente como vos.

    Voy a visitar Maldita Ginebra, me corto el cuore.

    Abrazo

    Maldito Duende dijo...

    Claro que las rosas cantan, todas las flores lo hacen, sólo que nuestro omnipotente y ególatra oído se da el lujo de no escucharlas.

    ¡Cuántas letras tan mal aprovechadas hay por el planeta! Estas palabras no se merecen ser inéditas.

    Excelente Blog, si me lo permite volveré.
    ¡SALUD!

    Noctiluca dijo...

    Ernesto: me alegro de que te gustara. Y que tengas un día más luminoso mañana.

    Marga: Estoy de acuerdo ! son las mejores flores...

    Malena: gracias, te dejé mensaje en tu lugar... sos bienvenida en MG aunque es un ciclo en decadencia confesa.

    Maldito Duende: Gracias por la visita, estas invitado cuando gustes.

    melytta dijo...

    Hola Clara, antes de nada gracias por tus visitas y por tus comentarios.
    Es cierto que cada uno tiene sus propias flores aunque no siemepre estén a la vista y recuerdos prendidos (qué bien lo expresas).
    Bonitas y dulces poesías las que nos dejas... y el nombre del blog, "sin reloj" de los míos ;-) yo nunca llevo.
    Un abrazo muy fuerte desde Granada (España).

    Pam dijo...

    Querida amiga, me he tomado la liberta de "linkearte" en mi blog para poder acceder a tu página con facilidad, y más a menudo.
    Muchos besitos!

    PAM

    Reaño dijo...

    De Omar Khayyam, antes de dormir:

    21
    "¡Oh, dulce amada! llena la copa que hoy liberta
    de dolores pasados y nuevas inquietudes:
    ¡Mañana! ¿Y qué? Mañana, si mi vida despierta,
    siete mil años idos llamarán a mi puerta.

    22
    Porque aquellos que amamos con más santos amores,
    en quienes ya el tiempo apuró su vendimia,
    también su copa alzaron y ciñeron sus flores
    y a reposar se fueron hacia mundos mejores."

    Anónimo dijo...

    Reaño, Marga, Malena, Maldito Duende, Melytta, muchas gracias por vuestros comentarios.
    Y Clara, gracias por incluir mis poemas.
    Urrus.

    MmM dijo...

    Oh, my God, lo que está, lo que ya vive y ...¡lo que usted anuncia, Clara Vasco!
    Gracias.
    Que tengas buen día y buena vida. Siempre.
    MmM

    Noctiluca dijo...

    mmm, No se lo que anuncio... son sus dotes de pitonisa que interpretan senales, pero en esta ciudad de antenas y cemento hay mucha interferencia, nadie puede saber, hasta que sabe.

    un beso